¿Estás dispuesto a trabajar por proyectos? Horizonte 2020 y Home Office.

Algunas lecturas resultan inspiradoras, otras, totalmente reveladoras. Y precisamente fue eso lo que me ocurrió tras leer el artículo de Micha Kaufman en la revista Forbes sobre el cambio que hace tiempo viene desarrollándose en la naturaleza y concepción del trabajo. Este drástico cambio ya lo traté en un post anterior, pero hoy me gustaría ahondar un poco más e intentar responder a la pregunta que plantea Kaufman: ¿qué hay detrás de esta nueva forma de concebir el trabajo?

Ante todo, internet y las nuevas tecnologías. Esta revolución (que aún tiene mucho por presentar) ha supuesto que acciones tan sencillas como comprar un libro u otras más complejas como contratar un servicio de varios millones de euros puedan hacerse en un simple clic.  De ahí que la tradicional empresa con personal contratado a tiempo completo (por años y años) haya derivado en concebir y diseñar los trabajos por proyectos, desglosar sus necesidades y empezar a optar por externalizar sus servicios, seleccionando profesionales según sus competencias, aptitudes y habilidades.  En una palabra: los knowmads, aquellos que conciben el trabajo de un modo totalmente distinto, pues disfrutan con lo que hacen; son creativos, imaginativos, cooperativos, generadores de ideas, de contactos, de intercambios… En definitiva, personas que asumen riesgos, porque no tienen miedo de experimentar ni de fracasar, porque ellos mismos son los responsables de sus acciones y decisiones.

 

2020-tusecretariaejecutiva.com-homeoffice-mariagarcia-startup-freelance

 

Y, atención, esta nueva concepción no solo está funcionando, sino que no para de crecer. Dejadme anotar alguno de los datos que ofrece Kaufman sobre los EE. UU.: «freelancers generated $1.2 trillion in total income in 2013, up 20% from 2012». Pero aún más increíble es que estas personas autónomas tienden a emplear a otras personas autónomas, de modo que se va creando un ciclo cada vez mayor de creación de trabajo independiente. Así, cada una de las partes de un proyecto puede estar desarrollándose desde cualquier parte del mundo de forma remota (Home office) con unos resultados excelentes, algo inconcebible 50 años atrás.

La celeridad del s. XXI no hace más que aumentar y el 2020 ya no es ese horizonte lejano que observábamos casi con catalejos; está ya a la vuelta de la esquina: virtualidad, home office, freelancers, proyectos simultáneos, horarios parciales… Una tendencia de crecimiento que no solo constata en este vídeo ERIAC: estamos ante una espiral que va cogiendo velocidad en cada giro. ¿Y tú, qué parte de tu proyecto deseas compartir?

Si te ha gustado mi nueva entrada, te invito a que me escribas y compartas cualquier reflexión que la lectura te haya podido generar.

¡Hasta pronto!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *